17 de mayo de 2009

Benedetti murió, pero su legado será luz, fuego y camino... por siempre!

Desde que era adolescente me encantó con su simpleza, calidez y gran profundidad de su propuesta literaria. Un hombre íntegro, que reflejó siempre en sus poemas, novelas y cuentos la grandeza y la miseria humana... rescatar siempre aquello que nos hace ser únicos, dentro de una sociedad que tiene, en más de algún hecho cotidiano, una tremenda esperanza....


Mario Benedetti, es un nombre imborrable para generaciones y para mi también... el escritor uruguayo murió hoy a los 88 años y a pesar de su trascendencia mundial, nunca recibió el Premio Nóbel o el Cervantes, los galardones que todo escritor connotado de verdad debiera recibir, pero es seguro que el premio mayor ya lo obtuvo en vida... los lectores del mundo que hoy y siempre comprarán sus libros, leerán sus poemas en internet, se enrabiarán y se enamorarán al lado de una historia salida de pluma...

Aquí va uno de los poemas que en general dedico a mis estudiantes, es algo así como una declaración, un llamado a no olvidar que hay algo en nosotros que debe ser más fuerte, esa urgencia por no dejar de hacer de nuestra vida lo que queremos que sea... por eso, a defender la alegría!!!


DEFENSA DE LA ALEGRÍA

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar

y también de la alegría

1 comentario:

Tati Cárcamo dijo...

Mario Benedetti, era un gran poeta. Es verdad , debió haber ganado algún galardón. Se lo merecía.
Simplemente un grande.

Saludos Profesora.